Fútbol | Segunda División

El Valladolid entra en coma tras caer con el Llagostera (3-1)

18 de octubre de 2015 a las 19:48
El Real Valladolid sumó una nueva derrota en Palamós en un encuentro en el que concedió demasiadas facilidades al Llagostera. Los catalanes se adelantaron en el primer minuto tras un saque de banda y, pese al gol de Masó en propia puerta, en el tramo final supieron aprovechar la debilidad de la zaga pucelana para llevarse los tres puntos.
18,10 RODRI LLAGOSTERA - LA LIGA
Rodri, tendido sobre el césped del estadio de Palamós / LA LIGA

El encuentro de la pasada jornada ante el Oviedo demostró que el principal defecto de este Valladolid es su debilidad defensiva y el bajo nivel que demuestran partido tras partido sus centrales. Por ello, Garitano trató de arropar al equipo devolviendo la titularidad en el doble pivote a Leao y Timor y dejando a Rubio en el banquillo. Sin embargo, en la primera jugada del choque el planteamiento del técnico se fue al traste. El Llagostera sacó de banda, Marcelo Silva calculó mal el salto y Samuel dejó solo a Juanjo para que controlara y batiera a placer a Kepa desde la frontal del área pequeña.

Apenas había transcurrido un minuto y medio de partido y el Valladolid ya iba por detrás en el marcador por culpa de su enésimo error defensivo de la temporada. Con todo el encuentro por delante, no le quedaba otra a los blanquivioletas que tratar de remontar para no agravar la crisis en la que lleva sumido prácticamente desde el inicio de la temporada.

Poco a poco, aunque sin demasiada intensidad, los de Garitano se fueron haciendo con el mando del partido y tuvieron varias ocasiones para empatar el choque. La más clara llegó tras un centro de Hermoso que rozó Juan Villar y al que no llegó por muy poco Rodri. En el tramo final de la primera parte el Llagostera trataba de cortar el ritmo del partido con faltas que los pucelanos tampoco aprovechaban para poner en aprietos a Ratti. De hecho, el mayor peligro en las jugadas a balón parado para el Valladolid llegaba con remates en propia puerta del conjunto gerundense.

 

Empate de rebote

A la vuelta de vestuarios se vio a un conjunto castellano algo más incisivo y con mayor velocidad en su fútbol. Fruto de ello acabaría llegando el empate, en una jugada rocambolesca que remató Del Moral tras resbalarse y que acabaría entrando lentamente en la portería tras golpear en Masó.

En poco más de diez minutos tras la reanudación los vallisoletanos habían conseguido empatar a un conjunto que ya comenzaba a perder el tiempo dando por bueno el 1-0. Las sensaciones en esos minutos eran buenas para los de Garitano, que comenzaba a mover el banquillo dando entrada a Diego Rubio y Mojica en sustitución de Rodri y Guzmán respectivamente. Sin embargo, cuando parecía que el encuentro estaba controlado y que el segundo tanto estaba cerca, llegaron los peores minutos de los visitantes.

El Llagostera comenzó a creerse que podía llevarse el encuentro y, tras la entrada de Emilio Sánchez, empezó a atacar la débil defensa vallisoletana, que de nuevo era un manojo de nervios en los minutos finales. A falta de 12 minutos, Benja tuvo tiempo para hacer un recorte hacia dentro en el pico del área, dejar sentados a Moyano y Marcelo Silva con un solo movimiento, mirar a la escuadra de Kepa y colocarla justo allí. Golazo del delantero catalán, que aprovechó eso sí la lentitud y la descolocación de la zaga pucelana para fabricarse la jugada.

El golpe fue definitivo para el Valladolid, que ya no supo levantarse y que además encajó otro gol de chiste en una jugada en la que Imaz se metió casi hasta la cocina y dejó el balón a Juanto para que cerrara el marcador. En los minutos finales, Moyano se autoexpulsó después de cometer una falta infantil sobre Samu y encararse con él. Una acción que pone de manifiesto que los jugadores vallisoletanos terminaron el partido desquiciados y frustrados por sus propios errores.

Con esta derrota los blanquivioletas se meten en descenso y entran en un coma profundo. La terrible endeblez defensiva que padece el equipo parece difícil de corregir dado el paupérrimo nivel que demuestran en cada partido los centrales. Los nervios se transmiten desde atrás a todo el equipo y Garitano se muestra incapaz de hacer reaccionar a sus jugadores. El técnico puede tener las horas contadas, aunque probablemente no sea el principal culpable de la situación y parezca complicado, dadas las posibilidades económicas del club, encontrar a un entrenador que pueda mejorar la labor del vizcaíno.

Categorías | ,

Los regalos defensivos condenan a los vallisoletanos a los puestos de descenso

Ficha Técnica:

U.E. Llagostera (3): Ratti; Masó, Fran Cruz, Jorge García, Samu; Imaz, Escassi (Chus Herrero, 82′), Giva, Juanto, Pitu (Emilio Sánchez (64′); y Juanjo (Benja, 58′).

Real Valladolid (1): Kepa; Moyano, Marcelo Silva, Samuel, Hermoso; Timor (Pedro Tiba, 78′), Leao, Juan Villar, Guzmán (Mojica, 67′), Del Moral; y Rodri (Diego Rubio, 64′).

Goles: 1-0, Juanjo (1′); 1-1, Masó p.p. (55′); 2-1, Benja (78′); 3-1, Juanto (89′).

Árbitro: Cuadra Fernández (Colegio balear). Amonestó a Jorge García (24′), Benja (59′) y Chus Herrero (83′) por parte del Llagostera y a Juan Villar (33′), Diego Rubio (34′), Timor (51′) y Mojica (74′) por parte del Valladolid. Expulsó por doble amarilla a Moyano (91′).

Incidencias: encuentro de la jornada 9 de la Liga Adelante. Estadio Municipal de Palamós. 2.082 espectadores.